Pestañas

martes, 12 de diciembre de 2006

Breve historia de la democracia

Un gracioso día, hace ya más 2.500 años le dijeron a un señor llamado Clístenes que qué hacíamos, que cómo gobernábamos Grecia. Este caballerete pensó que estaría muy bien que el pueblo asumiera un poder dentro del estado y que determinara unos representantes que gobernaran por ellos. Se estaba fraguando un modelo político democrático.

Como todavía eran muy salvajes y no conocían el amor, decidieron que los esclavos y las mujeres no podrían entrar dentro del sufragio. Alegaban que no hacían más que quejarse y decir tonterías como “Déme más comida, si es tan amable” o “Respétame un poquito, ¿no?”.

Las malas lenguas hablan de otros ejemplos de democracia en diversas culturas. Comunidades indígenas en Sudamérica, tribus africanas, e incluso en pequeños núcleos asiáticos. Todo esto tiene una importancia menor, pues en Europa ya nos encargamos de jugar al risk hace ciento y pico años.

La democracia gustó muchísimo. Estaban todos encantados con ella. Pero por los traviesos avatares de la vida, fue olvidada. Comenzaron a relevarse las naciones como primeras potencias, y con ello fueron imponiendo sus propios modelos políticos.

Pasaron oscuras épocas como el feudalismo. Se vivió intensamente el despotismo. Y así un sinfín de sistemas de organización más o menos verticales. ¡Qué harta estaba Europa, ah, Europa, cuna de tan vasta cultura!

Y llegamos poco a poco hasta los últimos años del siglo XVIII. Un siglo muy bonito porque los años empezaban por 17**, y era una gozada ver cómo la gente escribía el número 7 en sus cartas; siempre lo hacían más grande que el resto de los número y como un pelín descolocado.

Decíamos que llegamos al final del siglo XVIII. Europa, poco a poco, empieza a diseminar gobiernos democráticos por sus naciones más modernas. A medida que avanza el tiempo, el sistema va progresando, consiguiendo dar al pueblo nuevos accesos al poder. A principios del ya concluido siglo XX se consigue dar voz a todo el espectro de población adulta, el sufragio universal. No se podía ser más optimista. Surge en Inglaterra y Alemania una corriente de pensamiento basada en que el mundo siempre se encamina hacia un punto socialmente perfecto. La gente sonríe muchísimo por la calle y comienza la moda de regalar una tarta o un asado a los nuevos vecinos. La democracia moderna trae una bocanada de aire fresco al corazón del viejo continente, a pesar de ciertas voces que alertan sobre su peligro, como la de un señor apellidado Mosca, que tenía más de italiano que de díptero.

Como todo lo que sube baja, dos guerras recuerdan a la especie humana que somos idiotas y se crea un nuevo orden internacional. Países tan elegantes como la actual Hungría caen en picado económicamente y subsisten a base de hacer campeones olímpicos de lanzamiento de jabalina. Y otros, como Estados Unidos o Japón, se alzan como nuevas potencias extraeuropeas. Todo parece cambiar menos una cosa. La bendita democracia.

Como se le había cogido tanto cariño a la democracia, se decide que eso se va a mantener. Que lo de que el pueblo tenga el poder es la remonda. La democracia, a pesar del mal uso alemán en 1933, no hace dudar a casi nadie y prospera.

Y llegamos a los locos 60 (como dice una presentadora del teletienda que quiere que compremos muchos discos de colores). La democracia llega a un estadio de madurez. Y pasa, en la gran mayoría de los países, de ser representada por varios grupos con ideologías concretas, a ser representada por los actuales partidos políticos.

Desde entonces, el ciudadano corriente ha de elegir entre dos partidos. Una democracia tan mayorcita no puede dar a elegir entre más de tres partidos. Más de tres sería una barbaridad que lo único que conseguiría es hacer un lío al votante. Como mucho tres, pero que el tercero sea minoritario. Total: dos. Y ahora viene la duda: ¿Qué dos partidos damos a elegir? Pues como eso también es un lío, lo que hacemos es proponer dos partidos políticos que, en su esencia, sean iguales. Les vestimos de forma diferente, les hacemos llevar el corte de pelo distinto, a unos les ponemos bigotes, e incluso les asociamos con deportes diametralmente opuestos.

Para disimular la treta hacemos que discutan con crispación entre ellos, como si tuvieran ideas muy concretas, nítidas y completamente incompatibles. Y así se hace posicionarse al pueblo según el partido político con el que simpaticen.

"¿Tú de quién eres? Yo, pues en fútbol del atleti y en política del psoe."


(Frase totalmente customizable usando tándems como: “Salt Lake City/Republicanos”, “Paris Saint Germain/UMP” o “Manchester City/Laboristas”).

Y ya está. Arreglado. La aburrida y compleja democracia es reducida a un nivel tan comprensible y participativo que nadie debería sentirse excluido. Y si aún así hay excluidos (que siempre hay de esos), pues qué se le va a hacer.

Los dos partidos políticos comienzan a funcionar como grandes empresas que mueven millones de euros (o dólares) en publicidad. Lo amortizan con unos años en el poder y así se va creando la armoniosa alternancia. Una alternancia controlada por inversores que se mueven lejos de la política y que deciden qué grupo profesional político va a dejarles construir, publicar, emitir o vender más, durante un período que ronda los 4 ú 8 años.

Convirtiéndose en lo que se han convertido, no es extraño que tengan que ganarse los favores de los votantes. Y ¿qué es lo que mueve a un votante a elegir una papeleta? Pues son varias las razones. Pueden ser de origen interesado, económico o familiar (esas son difíciles de cambiar), pueden ser por razones de ideología (estas son fáciles de cambiar mediante diferentes poses y actitudes del entrenado político) o pueden ser según la cantidad y calidad de los regalos que ofrecen: mecheros, chubasqueros, lapiceros, juegos de dominó o de mus, ratones usb, gorritas, globos, carteras, correas cuelgamóviles, relojes, bolígrafos (no confundir con máquinas de la verdad), e incluso un calentador del café, alimentado por usb, que hace de ladrón de idems. Se trata de toda una maquinaria publicitaria, similar a la que podrían desplegar el corte inglés o el videoclub que hay debajo de su casa, ya que ¿por qué iba a hacerse de otra manera?

La política, con la llegada y madurez de la democracia, se ha convertido en el sistema más rentable para el pueblo. ¿Cuándo se ha visto que las clases dirigentes (en potencia o en activo) paguen semejante cantidad de dinero para que nosotros, oh, descuidados ciudadanos, podamos encendernos un cigarrillo o protegernos de la lluvia? Es maravilloso. No sólo nos evitan ese momento tan violento de la elección de unas medidas sociales a aplicar, sino que además nos regalan un llavero.

Caballeros, den las gracias por todo y no voten a la derecha, que tienen tufillo nazi.

Posibles enlaces de interés: [1], [2], [3], [4], [5], [6], [7], [8] y [9]

30 comentarios:

  1. Podré decir que me ha gustado, ¿no?.
    Aunque me temo que a usted lo que de verdad le pone es que le pongan a caldo. Pues bien.
    Estoesunaputamierdaquenohaypordóndecogerlo.

    ResponderEliminar
  2. Oiga, lo que habla usted cuando se pone. Y que serio...

    ResponderEliminar
  3. ¿Lo que hablo? Oiga, he hecho un resumen de cientos de años de democracia. A mi forma de ver ha sido escuetísimo.
    (Encima que no he hablado de los colegios electorales, ni de los brazos en alto con la V de victoria en los dedos, ni de las pegatinas y pins, ni de la palabra "es-cru-ti-nio", ni de los carteles que se pegan en las fachadas...)

    ResponderEliminar
  4. Caramba, he cometido ultracorrección.
    Donde pone "Encima que" quise decir "Encima de que".

    ResponderEliminar
  5. Usted y sus "de ques".
    No me vuelvo a dejar en su casa un libro de historia. La próxima vez será una autobiografía de Arguiñano.

    ResponderEliminar
  6. Por cierto...
    Me pareció ver un lindo monito.

    ResponderEliminar
  7. Empieza a caerme bien esta señorita...

    ResponderEliminar
  8. Fantástico post y magnífico blog el suyo, sr Airos.
    Es todo lo estimulante que la mayoría de blogs no son.
    Y muchas gracias por sus comentarios y visitas al mío.

    Le tengo fichado, que lo sepa. :-)

    ResponderEliminar
  9. Uf, sí que ha sido estimulante, como meter el culo en un bidé lleno de Coca-Cola.
    Este señor Marc Ambit es como una montaña rusa. ¡Qué emoción le pone a todo!.
    Habrá que verle recibiendo un premio.

    ResponderEliminar
  10. Gracias señor Ambit; usted como en su casa.

    Y usted, señorita Laura, si no sabe reconocer mis efectos estimulantes mal vamos. Pero mal, mal, mal. Ntchs.

    ResponderEliminar
  11. Usted estimula, y mucho. Estimula más que un barreño de anfetaminas. El que parece un poco dormido es el señor gambitero.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo1/1/07

    No entren aquí, el dueño de la página les controla.

    ResponderEliminar
  13. ¿Srta. Laura? ¿Padeciendo de anonimismo?

    ResponderEliminar
  14. Onanismo, se dice onanismo. Venga pronto.

    ResponderEliminar
  15. FELICIDADES VARIAS Y CALENTITAS

    ResponderEliminar
  16. necesitoo algoo MAS brevee

    ResponderEliminar
  17. Lo que usted necesita no se lo digo, que me pega.

    ResponderEliminar
  18. Anónimo17/10/09

    ESTO ES UNA PUTAMIERDA,COÑO QUE LES DEN POL CULO,JODER

    ResponderEliminar
  19. GORON (CARA LUNA)17/10/09

    LOS QUE LEAN ESTO SON UNOS HIJOS DE PUTA.CHUPENME LAS BOLAS CABRONES

    ResponderEliminar
  20. ¡Por Dios, Goron! Que este blog lo lee mi abuelita.

    ResponderEliminar
  21. Anónimo7/4/10

    esta es una bobada

    ResponderEliminar
  22. Anónimo7/4/10

    esta es una puta carajo

    ResponderEliminar
  23. marcuse4/10/10

    vaya analfabetismo cultural arropado por chascarrillos pueriles. ¡¡que cenutrio!!

    ResponderEliminar
  24. Anónimo9/4/11

    no no eso tan malo gazzz llave

    ResponderEliminar
  25. Anónimo21/4/11

    ESE TEXTO ESTA BIEN "CHUPAMELA MONDA"

    ResponderEliminar
  26. Anónimo5/5/11

    que gran putisima mierda de resumen, haber si haces algo más serio gilipollas
    a esto le llamas resumir???????????
    lameme la punta de mi verga

    ResponderEliminar
  27. Anónimo23/2/12

    ME PARE SE VIEN TDO LO QUE ESQRIVISISTE PERO TU ESCRIVIS TE VREVE, Y ESO ES MUY LARGO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo23/2/12

      LINDA TE AMO TE QUIERO VIOLAR

      Eliminar
  28. Anónimo23/2/12

    QUELE INPORTA

    ResponderEliminar
  29. Anónimo28/3/12

    esto de breve no tiene un culo!!!

    ResponderEliminar

¡Atención! Yo que me hago responsable de los comentarios de terceras personas en esta web, así que sean respetuosos, revisen la ortografía e intenten poner ejemplos.